Real Sociedad y Betis empatan en un duelo equilibrado y con alternativas | Fútbol | Deportes

En un ambiente de recuerdo a la memoria de Aitor Zabaleta, el aficionado de la Real asesinado hace 25 años junto al Vicente Calderón, el equipo donostiarra y el Betis empataron en un duelo equilibrado, que a veces se inclinaba para un lado del tapete y a veces para el otro. Empujó más el conjunto de Imanol, como corresponde al anfitrión, pero los béticos mostraron solidez y entereza. Además, amenazaron en bastantes ocasiones el área de Remiro. En principio, los dos equipos se presentaron con una propuesta atractiva, aunque el marcador se quedó seco. El juego acababa casi siempre al borde del área y los porteros apenas tuvieron ocasión de lucirse.

0

Remiro, Le Normand, Zubeldia, Tierney (Aihen Muñoz, min. 84), Hamari Traore, Merino (Jon Ander Olasagasti, min. 83), Martín Zubimendi, Arsen Zakharyan, André Silva (Sadiq, min. 58), Take Kubo y Oyarzabal (Jon Magunacelaya, min. 75)

0

Rui Silva, Aitor Ruibal, Pezzella, Abner, Chadi Riad, Isco Alarcón, Abde (Rodri, min. 72), Marc Roca, Sergi Altimira, Ayoze Pérez y Willian José (Assane Diao, min. 58)

Goles

Árbitro Mateo Busquets Ferrer

Tarjetas amarillas Marc Roca (min. 43), Aitor Ruibal (min. 68), Ayoze Pérez (min. 77), Jon Ander Olasagasti (min. 84), Le Normand (min. 86), Isco Alarcón (min. 87) y Remiro (min. 94)

Después del saque inicial y el parón durante medio minuto, con el fútbol en suspenso en homenaje de los futbolistas a Zabaleta, se reanudó el partido con un comienzo al estilo de la Real Sociedad, trepidante, con llegadas al área de Rui Silva, aunque con poco remate. Pero el Betis replicó. Decidió jugarle de la misma forma a su rival. Se puso a correr Abde, a hacerse fuerte Isco de medio campo hacia delante, a asociarse con Ayoze y se encontraron los txuriurdin con la horma de su zapato. Con menos ritmo de lo habitual, porque no lo permitía el Betis, decayó un tanto el juego donostiarra mientras crecían las prestaciones de los verdiblancos. Pasó apuros Remiro alrededor del minuto 20, cuando los visitantes encadenaron varias jugadas de ataque sin que la Real pudiera desembarazarse del acoso a que la sometían. El balón rondó el área pero nadie tuvo ocasión de rematarlo.

Claro que las daba uno y las tomaba el otro en alternativas constantes durante la primera parte, festejaba un gol, Rui Silva, anulado por fuera de juego, y ya estaba Abde, en el otro lado, corriendo un contragolpe para que rematara Willian José con poco espacio ante la aparición de Remiro. Toma y daca, luego fue Zubimendi quien estrelló el balón en el palo con un disparo tremendo desde el borde del área. Kubo, bien atado, aportaba por la derecha menos que Oyarzabal por la izquierda. Se echaron en falta sus fantasías.

A cada acción de la Real le daba respuesta el Betis casi de inmediato, y viceversa, porque los de Pellegrini también se toparon con la madera en un disparo de Ayoze, que recibió una asistencia de Isco por detrás de la defensa. Hacía daño el conjunto andaluz cuando el malagueño tomaba el mando en medio campo, cada vez que Merino y Zubimendi se despistaban. La Real, sin embargo, insistía y otra vez Rui Silva vio frustrada la alegría de marcar un gol, porque otra vez se colocó en fuera de juego con la primera parte a punto de acabar.

La disposición de los dos equipos no varió con el comienzo de la segunda. Pudo marcar Oyarzabal en un lanzamiento de falta que estrelló en el poste, pero seguía sólido el Betis; serio en defensa y rápido en cuanto encontraba espacios. Una combinación entre Isco y Marc Roca la desvió Remiro cuando empezaban a sentirse síntomas de cansancio en los dos equipos y comenzaba el carrusel de cambios ordenados por los técnicos.

En el Betis, la entrada al campo de Diao le dio velocidad a su ataque. En su primera acción se deslizó entre los centrales, pero le faltó experiencia para evitar su acoso a la hora de rematar. Pero empezaba a hacer daño con sus carreras, y la defensa de la Real tuvo que tomar precauciones. La del Betis corrió peligro en los minutos finales. Tomó demasiados riesgos y pudo pagarlo caro en una pérdida que Sadiq no pudo aprovechar porque se trastabilló cuando entraba al área. El nigeriano, ya en el descuento, como Silva en la primera parte, también celebró un gol que no subió al marcador por fuera de juego.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *