LeBron James vuelve a hacer historia en la NBA al superar los 40.000 puntos | Baloncesto | Deportes

LeBron James ya solo compite contra el futuro. El jugador de Los Angeles Lakers continúa batiendo récords individuales y convirtiéndolos en inalcanzables. Poco más de un año de superar la marca de puntuación de Kareem Abdul Jabbar, LeBron James vuelve a hacer historia. Lo logró con una entrada a canasta pletórica de técnica y potencia, la combinación que ha hecho de él un jugador imparable. La jugada que queda grabada para siempre es un reverso y una bandeja sobre el tablero con la mano izquierda. Con esa canasta, El Rey alcanza una cota estratosférica: 40.000 puntos en la temporada regular de la NBA.

Los aficionados habían acudido al Crypto.com Arena, el pabellón de los Lakers, con la certeza de ver ese momento histórico. LeBron lleva 1.205 partidos consecutivos logrando al menos 10 puntos, que era lo que necesitaba. Todo el despliegue de celebraciones estaba preparado y no hizo falta esperar mucho. A comienzos del segundo cuarto del partido contra los Denver Nuggets, con 10:39 en el cronómetro, llegó el momento. En el siguiente tiempo muerto, el público se puso en pie a ovacionar al jugador, que hizo su característico gesto de coronarse con el balón.

LeBron, de 39 años, ha logrado los 40.000 puntos en un total de 1.475 partidos, con una media de más de 27 puntos. Esta es su 21ª temporada en la NBA: la sexta en los Lakers tras 11 en Cleveland y cuatro en Miami. Además, su regularidad a lo largo de su carrera, en la que no ha sufrido lesiones importantes, es impresionante. Ha conseguido los últimos 10.000 puntos en exactamente el mismo número de partidos (368) en que consiguió los primeros 10.000. Para pasar de 10.000 a 20.000 le hicieron falta 358 y para ir de 20.000 a 30.000, otros 381.

“Ser el primer jugador en hacer algo, es bastante guay en esta liga, simplemente conociendo la historia, los grandes que han pasado por la liga, y luego ves a algunos de los grandes en la pista esta noche, fue genial competir”, dijo James al acabar el partido. “Pero para mí, lo principal, como siempre, es ganar, y odio que tuviera que ocurrir en una derrota”. James terminó la noche con 26 puntos (12 de 20 en tiros de campo) y nueve asistencias en la derrota frente a los Nuggets por 114-124.

El entrenador de los Nuggets, Michael Malone, pasó cinco temporadas con James como entrenador asistente de los Cleveland Cavaliers entre 2005 y 2010 y sigue asombrado de cómo es capaz de seguir jugando a un nivel tan alto. “No me fijo en los números en sí, pero solo tienes que maravillarte ante la grandeza continuada”, dijo Malone.

Altas expectativas

Cuando LeBron James debutó en la NBA, se emitió un anuncio en que se mencionaba a Oscar Robertson, Michael Jordan, Kareem Abdul-Jabbar y Kobe Bryant y se decía algo así como que el siguiente en esa lista sería LeBron James. “No vi ese anuncio cuando sucedió, pero cuando lo estaba viendo hoy, estaba como ¿qué demonios? Esa expectativa en un chico de 18 años, era una locura pensarlo”.

Su palmarés no para de crecer. Además de los 40.000 puntos que le convierten en el máximo anotador histórico de la NBA, ha sido cuatro veces el mejor jugador de la temporada regular, otras cuatro el mejor de las finales (las cuatro en que fue campeón: 2012, 2013, 2016 y 2020), tres veces el mejor del partido All Star (en el que ha jugado 20 años, otro récord). En la historia de la NBA, LeBron es el segundo por minutos jugados, séptimo en partidos jugados, cuarto en asistencias, octavo en robos y 31º en rebotes. La anterior muesca en su revólver fue el triunfo en la primera Copa NBA, en la que fue elegido mejor jugador del torneo.

No hay ningún jugador en activo que supere siquiera los 30.000 puntos. El que más suma es Kevin Durant (28.342), que está también en el tramo final de su carrera. Por más de una década, su marca es completamente inalcanzable. Los que vienen por detrás con un alto promedio anotador, como Luka Dončić, Joel Embiid o Jayson Tatum, tendrían que seguir ante 13 y 15 temporadas más en activo sin lesiones a un ritmo de 25 puntos por partido para llegar a los 40.000 puntos. El novato francés Victor Wembanyama es el cuarto jugador en la historia de la NBA que más rápido ha alcanzado los 1.000 puntos, pero por mucho que las expectativas sobre él sean altas, faltarían dos décadas para comprobar si puede hacer sombra a El Rey.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *